Derecho de extranjería
Marginales

Marginales | Derecho de extranjería

Ver Indice
»
130

extranjeria

Última revisión:01-06-2021

La nacionalidad es la unión jurídica de un individuo con un Estado en el que ha nacido o ha sido naturalizado e integrado. Este vínculo es un derecho fundamental, y constituye el estatuto jurídico de las personas. El concepto incluye nociones vinculadas a factores sociales, espaciales, culturales y políticos.La nacionalidad lleva aparejada una serie de derechos que puede exigir a la organización estatal a la que pertenece, y también se puede imponer el cumplimiento de una serie de obligaciones. Ejemplos de derechos adquiridos por la nacionalidad son la educación gratuita, recibir ayudas del gobierno, o el derecho de protección por parte del Estado. Esto no solo engloba asistencia jurídica gratuita, sino que también ofrece protección y asesoramiento de un individuo en el extranjero. Por otra parte, ejemplos de obligaciones frente al Estado pueden ser el cumplimiento de sus normas o la realización de la declaración de impuestos correspondientes a su situación fiscal. Cada país se rige por sus propias normas sobre nacionalidad, por ello, cada nación tiene derecho a decidir quién merece su nacionalidad y en qué casos se puede perder. En nuestro país la nacionalidad se adquiere, se conserva y se pierde, de acuerdo con los establecido en el Código Civil español.Aun así, existen leyes internacionales sobre aspectos generales de la nacionalidad, como puede ser la Declaración Universal de los Derechos Humanos.Por último, hay que aclarar que el concepto de nacionalidad no es el mismo que el de ciudadanía, ya que esta última está relacionada con los derechos políticos y sociales de una persona en un país determinado, como puede ser el derecho a voto; sin embargo,  contar con dicha ciudadanía no implica tener la nacionalidad.Existen variedad de métodos para adquirir la nacionalidad española. Los diversos tipos de nacionalidad se encuentran regulados en el Código Civil, en sus artículos 17 y siguientes. Podemos distinguir los siguientes:Por nacimiento.Por naturalización.Por tener la condición de españoles de origen.Por opción.Mediante carta de naturaleza.Por residencia.Por posesión de estado.

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

El procedimiento de adquisición de la nacionalidad española por residencia, antes completamente físico, ahora ha pasado a ser en gran parte telemático, debido a la entrada en vigor del Reglamento de Nacionalidad Española por residencia (Real Decreto 1004/2015, de 6 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regula el procedimiento para la adquisición de la nacionalidad española por residencia), de la Orden JUS/1625/2016, y de la D.F. 7.ª de la Ley 19/2015 de 13 de julio.El procedimiento para la adquisición de este tipo de nacionalidad se podría dividir en cuatro fases: Solicitud.Instrucción.Resolución.Jura e Inscripción en el Registro Civil.1.º La primera de las fases es la solicitud.La solicitud se tramitará y se resolverá en el Registro Civil del domicilio del solicitante. Se debe abonar el importe de la tasa, que ronda su precio sobre unos 100 euros, y deberá ir acompañada de la siguiente documentación:La solicitud en la sede electrónica.La Tarjeta de Identidad del extranjero, Tarjeta de Familiar de ciudadano de la Unión Europea o Certificado del Registro Central de Extranjeros o del Registro de ciudadano de la Unión.Pasaporte completo y en vigor del país de origen.Certificado de nacimiento del interesado, debidamente traducido y legalizado.Certificado de antecedentes penales de su país de origen, traducido y legalizado, de acuerdo con los Convenios Internacionales existentes o certificado consular de conducta expedido sobre la base de consulta a las autoridades competentes del país de origen.Certificado de matrimonio si el solicitante está casado.Justificante del pago de la tasa.Certificado de antecedentes penales del Registro Central de penados. Puede sustituirse por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud.Certificado de empadronamiento, que puede ser sustituido por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud.Diplomas del Instituto Cervantes de la prueba de conocimiento constitucionales y socioculturales (CCSE) y la prueba de conocimiento de idioma español (DELE). Estos diplomas pueden sustituirse por la autorización de consulta al Ministerio de Justicia consignada en el modelo de solicitud. En caso de ser nacionales de países que se hable el castellano, estarán exentos de la prueba, pero se tendrá que aportar pasaporte en vigor o certificado de nacionalidad que acredite la exención. Otra forma de acreditar el conocimiento de la lengua española es mediante la aportación de los certificados oficiales de las enseñanzas de español como lengua extranjera, la certificación de Aptitud y las Certificaciones Académicas de Ciclo elemental, expedidos por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, y las Consejerías competentes de las CCAA, o Escuelas Oficiales de Idiomas.2.º Posteriormente a la solicitud, se dará inicio a la instrucción del procedimiento.3.º Una vez concluida la instrucción del procedimiento, se acordará por Resolución del Director General de los Registros y del Notario (ahora esta institución ha pasado a llamarse Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública), que resolverá por delegación del titular del Ministerio, conforme a lo dispuesto en la Orden JUS/987/2020, de 20 de octubre, sobre delegación de competencias, en su artículo 12. Si transcurre un año y no se recibe respuesta de la Administración, se entenderá desestimada la solicitud por silencio administrativo, pudiendo recurrirse ante la jurisdicción contencioso-administrativa.La resolución que ponga fin al procedimiento de la concesión o denegación de la nacionalidad española por residencia, es susceptible de recurso de reposición, y deberá ser remitida al solicitante en el lugar y forma que conste en la solicitud.4.º Por último, en caso de que se conceda la nacionalidad, se procederá a la jura y a la inscripción en el Registro Civil en el plazo de los 180 días siguientes desde la resolución. Para que se proceda a la inscripción, se deberán cumplir los requisitos del artículo 23 del CC anteriormente citados.Inscripción en el Registro Civil de la nacionalidad españolaEl artículo 68 de la Ley 20/2011, de 21 de julio, del Registro Civil (en vigor desde el 30/04/2021) dispone que la adquisición de la nacionalidad española por residencia, carta de naturaleza y opción, como también su recuperación y las declaraciones de voluntad relativas a la vecindad, se inscribirán en el registro individual, teniendo carácter constitutivo.CUESTIÓN¿En qué consiste ese registro individual al que hace mención el artículo anterior?El registro individual se define en el artículo 5 de la Ley 20/2011, de 21 de julio. Es un registro con el que contará cada persona, en el que se harán constar  los hechos y actos relativos a la identidad, estado civil y demás circunstancias en los términos de la presente Ley.Este registro se abrirá con la inscripción de nacimiento o con el primer asiento que se practique, y en él se inscribirán o anotarán, continuada, sucesiva y cronológicamente, todos los hechos y actos que tengan acceso al Registro Civil. A cada registro individual abierto con el primer asiento que se practique se le asignará un código personal constituido por la secuencia alfanumérica generada por el Registro Civil, que será única e invariable en el tiempo.Es importante saber que, no podrá inscribirse la nacionalidad española adquirida por cualquiera de las vías que reconoce el ordenamiento jurídico si no se ha efectuado la inscripción previa de nacimiento.Las declaraciones de voluntad relativas a la adquisición de la nacionalidad española por residencia, carta de naturaleza y opción, así como su recuperación, conservación o pérdida, y las declaraciones de voluntad relativas a la vecindad, podrán realizarse ante el Encargado del Registro Civil, notario, o funcionario diplomático o consular encargado del Registro Civil.  

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

En esta manera de obtener la nacionalidad, que se regula en el artículo 22 del CC, se requiere que el interesado haya residido en España de forma legal y de manera continuada e inmediatamente anterior a la petición, por un periodo de diez años. Se reducirá a cinco años el requisito para aquellas personas que hayan obtenido la condición de refugiado.Será de dos años cuando se trate de nacionales de origen de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o de sefardíes (judíos expulsados de España en 1492).Bastará con un año de residencia para:El que haya nacido en territorio español.El que no haya ejercitado oportunamente la facultad de optar.El que haya estado sujeto legalmente a la tutela, curatela con facultades de representación plena, guarda o acogimiento de un ciudadano o institución españoles durante dos años consecutivos, incluso si continuare en esta situación en el momento de la solicitud.El que al tiempo de la solicitud llevare un año casado con español o española sin estar separado legalmente o, de hecho. Esto no se aplicará a las parejas de hecho. El viudo o viuda de española o español, si en el momento de la muerte del cónyuge no estaban separados, de hecho, o judicialmente.El nacido fuera de España de padre, madre, (nacidos también fuera de España) abuelo o abuela que originariamente hubieran sido españoles.A TENER EN CUENTA. El artículo 22 del del Código Civil se ha visto modificado en su apartado 2, letra c), por la publicación de la Ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se  reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica, con entrada en vigor el 3 de septiembre de 2021.En estos supuestos, el interesado deberá acreditar residencia legal continuada, buena conducta cívica y suficiente grado de integración en la sociedad española. La falta de estos requisitos puede provocar la denegación de la solicitud de nacionalidad por residencia.

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

En cuanto al requisito de la residencia legal continuada, la Dirección General de los Registros y del Notariado (ahora Dirección General de Seguridad Jurídica y Fe Pública) ha marcado por medio de varias resoluciones que:Si se solicita la nacionalidad por diez años de residencia, las salidas del país en ese tiempo no pueden superar los 6 meses.Si se solicita la nacionalidad por medio de cualquier otro de los plazos (5, 2 o 1 año) las salidas en ese tiempo no pueden superar los 3 meses.Para la validez de la adquisición de la nacionalidad en estos últimos tres casos, residencia, carta de naturaleza o por opción, se tendrán que cumplir los requisitos del artículo 23 del Código Civil. Estos son:Que el mayor de catorce años y capaz para prestar una declaración por sí jure o prometa fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las leyes.Que la misma persona declare que renuncia a su anterior nacionalidad. Quedan exentos de este requisito los nacionales de los países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Portugal o de sefardíes.Que la adquisición se inscriba en el Registro Civil español.

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

La carta de naturaleza es el derecho que un país concede a un extranjero a ser considerado como natural del mismo. No está sujeta a las normas generales del procedimiento administrativo y tiene carácter graciable, esto es, sin sujeción a precepto. Esta forma de adquisición de la nacionalidad, normalizada en el artículo 21 del CC, será concedida por el Gobierno de manera discrecional mediante Real Decreto, cuando en el interesado concurran circunstancias excepcionales.La concesión por carta de naturaleza caduca a los ciento ochenta días de su notificación, siempre y cuando en este plazo no comparezca ante el funcionario competente para cumplir los requisitos del artículo 23 del CC. Ejemplos de dichas circunstancias excepcionales son las de los deportistas que han participado o van a participar en competiciones internacionales como representantes de España, o la de las víctimas de un atentado terrorista en territorio español. Este último caso viene recogido en el artículo 41 de la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, al establecer que “la condición de víctima del terrorismo a la que se refiere el artículo 4.1 de dicha ley se considerará como circunstancia excepcional a los efectos de la adquisición de la nacionalidad española por carta de naturaleza”.

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

Podrán solicitar la nacionalidad por carta de naturaleza: a) El interesado emancipado mayor de dieciocho años.b) El mayor de 14 años asistido por su representante legal.c) El representante legal del menor de 14 años. En caso de discrepancia entre los representantes legales sobre la solicitud de nacionalidad por residencia, se tramitará el expediente de jurisdicción voluntaria previsto al efecto.d) El interesado con discapacidad con los apoyos y ajustes de procedimiento que, en su caso, precise.A TENER EN CUENTA. El artículo 21 del Código Civil se ha visto modificado en su apartado 3, letras c) y d), por la publicación de la Ley 8/2021, de 2 de junio, por la que se  reforma la legislación civil y procesal para el apoyo a las personas con discapacidad en el ejercicio de su capacidad jurídica, con entrada en vigor el 3 de septiembre de 2021.

extranjeria

Última revisión:01-06-2021

Es una de las formas de adquisición de la nacionalidad más frecuente, indicándonos el artículo 17 del CC quiénes son españoles de origen:Los nacidos de padre o madre españoles.Los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España. En este caso se exceptúan los hijos de funcionarios diplomáticos o consulares que estén acreditados en España.Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieran de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos le atribuye al hijo una nacionalidad.Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. En estos estos casos se presumen nacidos en territorio español los menores cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.

extranjeria

Última revisión:01-06-2021

Aclarar que, cuando se produzca la determinación de filiación o nacimiento en España después de los 18 años, no se adquiere directamente la nacionalidad, sino que tendrá derecho a optar a ella en el plazo de dos años desde que se determinó.En la sentencia del Tribunal Supremo n.º 507/2014, de 30 de septiembre de 2014, ECLI:ES:TS:2014:3757 , nos encontramos con una ciudadana argentina, hija de padre español, y nieta de abuelo paterno español nativo. Primero, el Consulado español de Argentina le practicó su inscripción de nacimiento como española y se le otorgó el pasaporte español. El problema surge cuando trata de tramitar la nacionalidad de su marido, ya que el Consulado realiza de oficio un expediente de rectificación de error respecto del acta de nacimiento, cancelando el asiento marginal de opción por la nacionalidad española, al no hallarse bajo la patria potestad de su padre en el momento en que éste recuperó la nacionalidad española. Esto se debe a que el padre no fue inscrito como español en el Registro Civil Consular de Buenos Aires hasta el 10 de noviembre de 1994, con 51 años. En ese momento ella ya tenía 20 años y se había casado 7 meses antes lo que le hizo dejar de estar sujeta a la patria potestad de su padre. De este modo, la estimación del recurso pasaría por conceder efecto retroactivo al acto administrativo de reconocimiento de la nacionalidad española, cosa que no se puede hacer. Por ello, no se aprecia vulneración del artículo 11.2 de la Constitución, ya que la recurrente, parte de unos hechos que no son ciertos, que es que su padre mantuvo la nacionalidad que tenía de origen y nunca la perdió, cosa que no pasó, y tampoco que su abuelo mantuviese la nacionalidad española ni que inscribiera a su hijo en el Registro Civil español, ni siquiera declaró que tuviera la voluntad de mantener la nacionalidad española. Se guarda la opción de poder recuperar la nacionalidad española por opción.También, en relación con la denegación de la obtención de la nacionalidad, en la SAP de Madrid n.º 384/2018, de 30 de octubre de 2018, ECLI:ES:APM:2018:13720 , nos encontramos con una denegación de la obtención de la nacionalidad, basada en la pérdida de la nacionalidad de la abuela de la solicitante. Esta se basa en el derecho que se les reconoce a los nietos de quienes perdieron o tuvieron que renunciar a la nacionalidad española como consecuencia del exilio. El caso es que dicha señora, lo perdió 5 años antes del inicio de la guerra al contraer matrimonio con un ciudadano extranjero. Tampoco se acredita que hubiera recuperado la nacionalidad, ya que, aunque se ampara en la disposición transitoria de la ley 14/1975 en que permite a la mujer que perdió la nacionalidad por razón de matrimonio recuperarla, no se observa su voluntad de recuperarla, ya que no acude ante el encargado del Registro Civil del lugar de su residencia, para que haga la inscripción correspondiente y renuncie a la extranjera. Por ello no se le puede reconocer el derecho establecido en el apartado 2 de la Disposición Adicional Séptima de la Ley 52/2007 de 26 de diciembre.El artículo 19 del CC introduce la figura de los adoptados, que en caso de ser menores adquirirán la nacionalidad desde el momento de la adopción, y en caso de ser mayores de edad, podrán optar a ella en un plazo también de dos años desde la constitución de la adopción.

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

El artículo 18 del CC concede la nacionalidad a aquella persona que haya poseído y utilizado la nacionalidad española durante diez años ininterrumpidos, con buena fe y basada en un título inscrito en el Registro Civil. Se entiende que es de buena fe cuando no tenga conocimiento de que no es español en realidad. El interesado debe haber mantenido una actitud activa en dicha posesión y utilización de la nacionalidad española, lo que conlleva a que deberá haberse comportado teniéndose a sí mismo por español, tanto en el disfrute de sus derechos como en el cumplimiento de sus deberes ante la Administración. La nacionalidad española no se perderá aunque se anule el título inscrito en el Registro Civil.RESOLUCIÓN RELEVANTESTS n.º 432/2017, de 11 de julio de 2017, ECLI:ES:TS:2017:2724Desestimación de recurso de casación porque no fue formulado correctamente. Cita un número de artículo sin indicar siquiera a qué cuerpo legal pertenece y sin que pueda averiguarse.En el recurso se argumenta la procedencia de estimar una pretensión de declaración con valor de mera presunción de la nacionalidad por posesión de estado (art. 18 del Código Civil) cuando la pretensión formulada inicialmente en la vía gubernativa que es objeto de revisión judicial fue la de recuperación de la nacionalidad española (art. 26 del Código Civil).

extranjeria

Última revisión:27-06-2022

La pérdida de la nacionalidad española aparece regulada en los artículo 24 y 25 del CC. Siendo distintos los motivos que acarrean la pérdida de nacionalidad para españoles de origen y españoles no originarios. El artículo 24 en su apartado 1 expresa que perderán la nacionalidad española:1. Pierden la nacionalidad española los emancipados que, residiendo habitualmente en el extranjero, adquieran voluntariamente otra nacionalidad o utilicen exclusivamente la nacionalidad extranjera que tuvieran atribuida antes de la emancipación. La pérdida se producirá una vez que transcurran tres años, a contar, respectivamente, desde la adquisición de la nacionalidad extranjera o desde la emancipación. No obstante, los interesados podrán evitar la pérdida si dentro del plazo indicado declaran su voluntad de conservar la nacionalidad española al encargado del Registro Civil.La adquisición de la nacionalidad de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal no es bastante para producir, conforme a este apartado, la pérdida de la nacionalidad española de origen.2. En todo caso, pierden la nacionalidad española los españoles emancipados que renuncien expresamente a ella, si tienen otra nacionalidad y residen habitualmente en el extranjero.3. Los que habiendo nacido y residiendo en el extranjero ostenten la nacionalidad española por ser hijos de padre o madre españoles, también nacidos en el extranjero, cuando las leyes del país donde residan les atribuyan la nacionalidad del mismo, perderán, en todo caso, la nacionalidad española si no declaran su voluntad de conservarla ante el encargado del Registro Civil en el plazo de tres años, a contar desde su mayoría de edad o emancipación.4. No se pierde la nacionalidad española, en virtud de lo dispuesto en este precepto, si España se hallare en guerra.Respecto a este apartado 3.º del artículo 24 del CC, destacamos la sentencia dictada por el Tribunal Supremo n.º 696/2019, de 19 de diciembre de 2019, ECLI:ES:TS:2019:4072, en la que resuelve un recurso de casación sobre la interpretación de este artículo que establece la pérdida de la nacionalidad española de los nacidos en el extranjero, hijos de padre o madre españoles, también nacidos en el extranjero, que no declaren su voluntad de conservar dicha nacionalidad ante el encargado del Registro Civil en el plazo de tres años, a contar desde su mayoría de edad o emancipación.La demandante, residente en Colombia, había adquirido la nacionalidad española por ser hija de española, ambas nacidas en ese país, y había solicitado la renovación del pasaporte en el Consulado de España antes de que transcurriera el plazo de tres años desde su mayoría de edad. La cuestión que se planteaba era si dicha solicitud debía ser considerada como una declaración de voluntad de querer conservar la nacionalidad española a los efectos del art. 24.3 CC.El Pleno de la Sala tiene en cuenta la finalidad del art. 24.3 CC, que trata de evitar la perpetuación de estirpes indefinidas de descendientes de españoles en el extranjero, a pesar de que no mantengan la menor vinculación con España.Para ello, se exige a los nietos de emigrados españoles, segunda generación nacida en el país de acogida, una declaración de voluntad dentro de cierto plazo para no perder la nacionalidad española. La pérdida de la nacionalidad se produce «ex lege» si no se realiza esa declaración. Sin embargo, no se exige que la declaración de querer conservar la nacionalidad esté sujeta a una forma solemne, por lo que no se ve inconveniente para admitir que la voluntad se manifieste de manera indirecta a través de un comportamiento concluyente.En el caso que ha dado lugar a este recurso, la demandante compareció en el Consulado de España para solicitar la renovación de su pasaporte dentro del plazo de tres años previsto en el art. 24.3 CC. Aunque formalmente no declarara de manera expresa y directa su voluntad de conservar la nacionalidad española, esta solicitud debe ser tenida como tal, en atención a lo que significa habitual y socialmente en este ámbito la tenencia del pasaporte.La solicitud de renovación del pasaporte no es un mero uso de la nacionalidad española, sino una petición que se realizó ante el Consulado General y que comporta de manera inequívoca la voluntad de querer ser español.Por todo ello, la Sala estima el recurso de casación y confirma la sentencia del Juzgado de Primera Instancia, que había revocado la resolución de la DGRN y había declarado la nacionalidad española de origen de la demandante.