Despido disciplinario a trabajador que se niega a reincorporarse tras estar teletrabajando
Derecho laboral
Prácticos
Despido disciplinario a t...trabajando

Última revisión

laboral

Despido disciplinario a trabajador que se niega a reincorporarse tras estar teletrabajando







Vademecum: laboral

Orden: laboral

Fecha última revisión: 02/06/2021

Origen: Iberley

Tiempo de lectura: 3 min

Tiempo de lectura: 3 min


PLANTEAMIENTO

Si un trabajador se niega a reincorporarse a la oficina cuando la empresa lo solicite tras teletrabajar, ¿puede ser despido disciplinariamente? 

RESPUESTA

Teniendo en cuenta la duda general planteada, se hace preciso indicarle que, de manera general, el teletrabajo se entiende como aquel que es ocasional y se desarrolla en un lugar alejado de la sede de la empresa, pero manteniéndose conectado (reuniones, comunicaciones con compañeros, etc.) a través de sistemas tecnológicos, diferenciándose del trabajo a distancia en que este último se realizada de manera continua y no ocasional fuera de la sede empresarial, normalmente estableciendo la realización de la actividad en el domicilio del trabajador (o en un lugar elegido por este).

En lo que respecta a la regulación de ambas modalidades, esta se define en el Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia. Esta es la normativa actual en la que puede encontrar pautas que le ayudarán a definir ambas modalidades de trabajo. Igualmente, no concreta procesos determinados en lo que respecta al teletrabajo, aunque si lo hace respecto al trabajo a distancia. Bien es cierto que, debido a la situación de COVID-19, el Real Decreto Ley 8/2020, de 17 de marzo estableció el derecho a la adaptación de jornada o reducción de la misma y la preferencia (dentro de las posibilidades de cada organización empresarial o actividad) del teletrabajo al trabajo presencial, y esta medida se mantendrá vigente durante los dos meses posteriores al estado de alarma.

Es decir, se podría considerar que el teletrabajo tiene un carácter voluntario para la persona trabajadora y la empresa, en lo que respecta a su aplicación o implantación, lo que no quiere decir que sea voluntario el regreso presencial al puesto de trabajo. En este sentido, habría que revisar inicialmente si se han establecido las condiciones de teletrabajo en el contrato de trabajo firmado en el inicio de la relación laboral o si se ha determinado por escrito, formalizado y firmado por las partes voluntariamente, que indique una referencia temporal de regreso presencial. De no ser así y haber sido algo definido y acordado verbalmente, el reintegro a la empresa lo formaliza la misma (recomendándole que lo haga formalmente por escrito para que quede constancia). Así, el trabajador debe acudir al centro de trabajo en la fecha en la que la empresa se lo especifique ya que, de no hacerlo, se expondría sanción disciplinaria o a despido por ausencia injustificada o baja tácita, ya que cuando la prestación de servicios mediante teletrabajo no forma parte de la descripción inicial del puesto, la decisión de pasar a teletrabajo será reversible, tanto por una parte como por la otra (empresa o trabajador).