Definición de incapacidad permanente
Derecho laboral
Marginales
Definición de incapacidad permanente
Ver Indice
»

Última revisión
12/02/2024

laboral

2400 - Definición de incapacidad permanente

Tiempo de lectura: 4 min

Relacionados:

Vademecum: Laboral

Fecha última revisión: 12/02/2024

Resumen:

La incapacidad permanente se define por el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social como la reducción anatómica o funcional grave susceptible de previsión objetiva y definitiva. Además, los arts. 193-203 de la LGSS contienen algunas ampliaciones para considerar también la incapacidad permanente. Los requisitos para acceder a la pensión de jubilación de la Seguridad Social son: declaración de incapacidad, afiliación y alta, tiempos mínimos de cotización. 

Tiempo de lectura: 4 min


La invalidez permanente es definida por el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, como la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral. No obstará a tal calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral del inválido, si dicha posibilidad se estima médicamente como incierta o a largo plazo.

Del mismo modo, los arts. 193-203 de la LGSS contienen algunas ampliaciones al considerar asimismo incapacidad permanente:

  • La situación de incapacidad que subsista una vez agotado el plazo máximo de duración de la incapacidad temporal.
  • La situación del trabajador, que agotado el plazo de IT siga necesitando asistencia sanitaria e imposibilitado para reanudar su trabajo, previéndose que en la incapacidad va a tener carácter definitivo, aunque la nota de permanencia es relativa.
  • No obsta a la calificación de incapacidad permanente, la posibilidad de una recuperación, si la misma se considera incierta y a largo plazo.
  • No será necesaria el alta médica para la valoración de la incapacidad permanente en los casos en que concurran secuelas definitivas.
  • Las reducciones anatómicas o funcionales existentes en la fecha de la afiliación del interesado en la Seguridad Social no impedirán la calificación de la situación de incapacidad permanente, cuando se trate de personas minusválidas y con posterioridad a la afiliación tales reducciones se hayan agravado, provocando por sí mismas o por concurrencia con nuevas lesiones o patologías una disminución o anulación de la capacidad laboral que tenía el interesado en el momento de su afiliación.

Tendrán derecho a las prestaciones por incapacidad permanente las personas incluidas en el Régimen General que:

  • Sean declaradas en tal situación.
  • Estén afiliadas y en alta o en situación asimilada al alta al sobrevenir el hecho causante, al sobrevenir la contingencia o situación protegida, salvo disposición legal expresa en contrario (art. 165.1 de la LGSS).
  • Hubieran cubierto el período mínimo de cotización determinado salvo que aquella sea debida a accidente, sea o no laboral, o a enfermedad profesional, en cuyo caso no será exigido ningún período previo de cotización. 

Peculiaridades:

  • No se reconocerá el derecho a las prestaciones de incapacidad permanente derivada de contingencias comunes cuando el beneficiario, en la fecha del hecho causante, reúna los requisitos para acceder a la pensión de jubilación en el sistema de la Seguridad Social [art. 205.1.a) de la LGSS].
  • Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, los trabajadores se considerarán de pleno derecho afiliados y en alta, aunque el empresario haya incumplido sus obligaciones.
  • Se considera situación de alta especial la huelga legal o cierre patronal.

JURISPRUDENCIA

STS n.º 156/2020,  de 19 de febrero de 2020, ECLI:ES:TS:2020:844, y STS n.º 994/2018, de 29 de noviembre de 2018, ECLI:ES:TS:2018:4517

No cabe la equiparación automática entre la incapacidad permanente total y la minusvalía del 33 %.

Para el acceso a la prestación, han de cumplirse unos requisitos de cotización con anterioridad al hecho causante. Igualmente, el paso a la situación de IP desde un proceso de incapacidad temporal o no limita la fecha en la que comenzará a devengarse la prestación.

Incapacidad permanente surgida tras haber extinguido la incapacidad temporal.

  • Agotamiento del plazo de IT.
  • Alta médica con propuesta de IP.

Hecho causante:

Fecha de la extinción de la incapacidad temporal.

Efectos económicos:

Momento de la fecha de la resolución del director provincial del INSS reconociendo la IP. 

No obstante, podrán retrotraerse a la fecha de extinción del subsidio de incapacidad temporal, cuando la cuantía de la pensión de incapacidad permanente sea superior a la del subsidio que se venía percibiendo, no existiendo retroacción, en ningún caso, si el trabajador se encontraba en situación de demora de la calificación.

Incapacidad permanente no precedida de incapacidad temporal o cuando la IT no se ha extinguido.

Hecho causante:

Fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).

Efectos económicos:

En la fecha de emisión del dictamen-propuesta del Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI).

Incapacidad permanente total.

  • Incremento del 20 %.

Efectos económicos:

Desde la fecha de la solicitud, con una retroactividad máxima de 3 meses, siempre que concurran los requisitos necesarios para tener derecho al citado incremento.