Última revisión

laboral

Procedimiento de despido


Vademecum: laboral

Fecha última revisión: 24/02/2022

El esquema que nos ocupa ofrece una visión general de un procedimiento de despido, desde el acto previo y obligatorio de conciliación, hasta el trámite de sentencia cuando tiene lugar el procedimiento judicial correspondiente.

Por tanto, el primer campo del esquema hace mención a la papeleta de conciliación como documento para iniciar el acto de conciliación, el cual se debe presentar durante los 20 días hábiles posteriores al despido. El acto en sí puede terminar con avenencia, esto es, con acuerdo, el cual permitirá a la persona trabajadora reincorporarse al puesto de trabajo o recibir una indemnización (sin olvidar que el acuerdo tiene fuerza ejecutiva); o sin avenencia (sin acuerdo), lo que facultará para presentar la correspondiente demanda en el juzgado de lo social en el plazo de 20 días.

Dejando a un lado el acto de conciliación, el esquema se centra en el propio trámite de demanda y los requisitos para su sustanciación, esto es, dirigirla frente al juzgado de lo social que corresponda; adjuntar el resultado del acto de conciliación o la copia de reclamación previa.

Una vez nos encontremos en fase de juicio, se iniciará un nuevo intento de conciliación que, en caso de terminar sin acuerdo, implicará el normal desarrollo del procedimiento judicial hasta la publicación de la sentencia, que determinará la nulidad, procedencia o improcedencia del despido.

En caso de que la empresa no cumpla voluntariamente con lo establecido en el fallo, la persona trabajadora tendrá un plazo de 20 días desde la notificación de la sentencia para iniciar el trámite de ejecución.

El esquema que nos ocupa ofrece una visión general de un procedimiento de despido, desde el acto previo y obligatorio de conciliación, hasta el trámite de sentencia cuando tiene lugar el procedimiento judicial correspondiente.

Por tanto, el primer campo del esquema hace mención a la papeleta de conciliación como documento para iniciar el acto de conciliación, el cual se debe presentar durante los 20 días hábiles posteriores al despido. El acto en sí puede terminar con avenencia, esto es, con acuerdo, el cual permitirá a la persona trabajadora reincorporarse al puesto de trabajo o recibir una indemnización (sin olvidar que el acuerdo tiene fuerza ejecutiva); o sin avenencia (sin acuerdo), lo que facultará para presentar la correspondiente demanda en el juzgado de lo social en el plazo de 20 días.

Dejando a un lado el acto de conciliación, el esquema se centra en el propio trámite de demanda y los requisitos para su sustanciación, esto es, dirigirla frente al juzgado de lo social que corresponda; adjuntar el resultado del acto de conciliación o la copia de reclamación previa.

Una vez nos encontremos en fase de juicio, se iniciará un nuevo intento de conciliación que, en caso de terminar sin acuerdo, implicará el normal desarrollo del procedimiento judicial hasta la publicación de la sentencia, que determinará la nulidad, procedencia o improcedencia del despido.

En caso de que la empresa no cumpla voluntariamente con lo establecido en el fallo, la persona trabajadora tendrá un plazo de 20 días desde la notificación de la sentencia para iniciar el trámite de ejecución.

Tiempo de lectura: 1 min

Tiempo de lectura: 1 min